jueves, 31 de mayo de 2007

La mandarina

Esto me escribió mi amigo Jose:
Samuel (5 años) me contó el cuento de la mandarina.
"Erase una vez un mandarín gordo como su corazón generoso que gobernaba en toda china. quería a todos sus súbditos por igual, e igualmente les regalaba esa magna generosidad. El mandarín estaba casado con la mandarina, que al contrario que el mandarín era avara, huraña y tenia un corazón tan pequeño como una almendra, solo se quería a sí misma. Todas las mañanas la mandarina paseaba por su huerto de naranjos y un día apareció un mendigo y le pidió una naranja (el mendigo en realidad era un mago, la mandarina lo despreció y le dijo que las naranjas eran todas suyas y que de ningún modo le daría alguna a ningún viejo harapiento y sucio. El mendigo entonces se transformó en mago y sacando de su manga su varita mágica le dijo: Tienes un corazón pequeño, no te hubiese costado nada dar una naranja, como castigo a tan huraño carácter te convertiré en un árbol pequeño y darás sus frutos a todos cuantos te lo pidan. Y así la convirtió en un naranjo pequeñito. El mandarín echo de menos a su esposa durante días y dio un largo paseo por el huerto de naranjos y reparó en el mas pequeño, se recostó a su sombra y se preguntó que hacía allí aquel naranjo, y porque tenia aquellas naranjas tan pequeñas, cogió una la mordió y su sabor le recordó a su mujer la mandarina. Todas las tardes el mandarín iba hasta aquel árbol que le recordaba a su mujer y en su honor puso a aquellas naranjas "mandarinas" y este si que no es un cuento chino y colorín colorado este cuento....
Publicar un comentario