miércoles, 9 de mayo de 2007

Chris, nuestro profesor de inglés se vuelve a San Diego, para continuar sus estudios. Aunque han sido pocos meses juntos, estamos muy agradecidos,y yo especialmente, porque los estereotipos sobre la personalidad de los americanos son tan fuertes y están tan arraigados en nosotros que a menudo es difícil pasar sobre ellos y conocer de verdad a las personas. Estos meses a mi no solo me han servido para mejorar mi inglés, sino para romper con algunos clichés gastados y para hacer un nuevo amigo.
Al final, la vida se reduce a eso, a la hermosa posibilidad de poder encontrar nuevos amigos. Eso requiere una disponibilidad que se pierde un poco con los años, pero felizmente no desaparece del todo más que cuando lo hacemos nosotros.
Y dicen que aunque nos vayamos, si alguien nos recuerda, no nos hemos ido del todo... Ma chi lo sa?
Inglés no aprenderé (una amiga dice que nos hubiera salido más barato enseñarle español a todos los ingleses), pero hago una de amigos: Rebeca, los compis, y Chris
Publicar un comentario