jueves, 16 de agosto de 2007

La trilogía de Dulce Chacón

No siempre leo con el mismo entusiasmo y concentración. Desde hace una semana me está costando más entrar en lo que leo. Tengo La comunicación no verbal algo enquistada y he terminado la Trilogía de la huida de Dulce Chacón pero tengo un juicio sobre ella algo menos entusiástico que de costumbre.
La trilogía consta de tres obras que tratan todas sobre los fracasos de pareja. Consta de tres obras: Algún amor que no duela (1996), Blanca vuela mañana (1997) y Háblame, musa, de aquel varón (1998). No me ha gustado, en general y haciendo una media. Se trata de las primeras novelas de la autora y para mi gusto son un poco pretenciosas. Y es más, creo que el planteamiento de las relaciones de pareja es algo maniqueo, en la primera y segunda obras, especialmente, los personajes masculinos no tienen cuerpo ni entidad ni voz. En la tercera hay un intento fallido de concederle voz al pobre individuo masculino. Es también una obra un poco artificiosa, con ambiente de directores e intérpretes de cine, con un elemento positivo que es la historia de dos parejas de inmigrantes marroquíes deliciosa - o por lo menos a mi me subyuga su habla y la maravillosa vitalidad de sus historias y sus costumbres: es lo único que me parece vivo en esta enrevesada historia.
Es curiosa lo vital que se siente su estilo en La voz dormida o Cielos de barro y lo artificial de esta trilogía ¿o puede ser algo subjetivo?: Os animo a leer y comparar a todos aquellos que leáis esto. Dulce Chacón sigue siendo una magnífica escritora, a pesar de ello. Y una triste pérdida
Publicar un comentario