lunes, 23 de julio de 2007

Bautizo

Ayer fui a un bautizo en la Paloma. Se trata de una devoción especial de los madrileños, la virgen de la Paloma y aunque ni me siento especialmente madrileña, ni religiosa, ni familiar, la cosa da para algunas reflexiones.
La primera de ellas es que a pesar de lo tradicional de la idea de bautizo en la Paloma, había muchas cosas nuevas. Por lo pronto, todos lo niños excepto uno, eran ya talluditos, estaban entre los dos y los tres años, en su más esplendorosa edad de las rabietas. Además, de cuatro niños, tres eran niñas (¡aúpa por el sexo débil!), una de ellas era una preciosa niña negra y otra una pequeña de rasgos asiáticos, sin duda adoptada, pues los padres parecían de Chamberí.
Otra cosa curiosa es que los sacerdotes y su ayudantes seglares hacían mucho hincapié en la participación de familiares y amigos en la ceremonia, con frecuentes cánticos y rezos en común, incluso recurriendo a la chiquillería, que por otra parte muestra una falta de inhibición incomprensible para los de mi generación, acostumbrados a un respeto reverencial inducido a base de guantazos o pellizcos, si era necesario.
Por otra parte, un comentario especial es para la reunión familiar, lugar donde se despiertan todos los demonios: la hermana del bautizado con un enorme ataque de celos, la impaciencia de muchos acostumbrados a nuestro egoísmo institucional de personas pocos familiares... La familia, ese invento que muchos dicen que habría que inventar de no existir y que yo, después de muchos años y de una gran familia, aún no sé cómo tratar.
Eso si, todos vestidos de domingo, con ropa y zapatos nuevos y algún adorno, aunque sea de bisutería. Y en un recodo de la fachada, en unos jardincillos, una bandada de indigentes luciendo sus ropas y su suciedad, para hacer contraste.
Y la virgen de la Paloma, que es un poco extraño y un mucho obscuro y que no parece muy acorde con el optimismo ancestral de los madrileños, parece ser que se trata de una virgen de la Soledad, rescatada de la basura por una devota.


Publicar un comentario