domingo, 6 de enero de 2008

Año nuevo en el sur


Hemos estado siete días en el sur, en el mar. Cuatro días de sol y baño corto en el mar y 3 días de lluvia y galerna. La foto es del primer de los días nublado y lluvioso y es hermosa porque recuerda que el mar no es únicamente un juguete, sino que es mil cosas mar.
Siete días dedicados a pasear por la playa, a recoger cristalitos y conchas pulidos por el mar, a hacer miles de fotos de sol poniéndose. Sin ordenador, sin Internet, sin blogs.
Ya hemos vuelto a casa, a la chimenea encendida y el viento serrano. A Internet y a las terribles noticias del mundo. Pronto habrá que volver a trabajar, a la lucha continua por la mejora y la excelencia...
Da pereza, apetece sentarse a leer al lado de la chimenea, olvidar el ruido y la furia exterior y recordar tan solo el fragor del mar tormentoso de este enero del 2008. Es lo malo de concederse un descanso, que luego cuesta volver a las mezquinas rutinas diarias. Aunque se añoren las otras rutinas del mar y de los cambios de tiempo. Pero tenemos por delante otro año, habrá que lucharlo.
Publicar un comentario