miércoles, 25 de diciembre de 2013

Una palabra enorme: libertad

Aunque ayer escribí por fin a I., no he conseguido poner "negro sobre blanco" todas las conversaciones silenciosas que mantengo con ella o sobre ella... su historia es de tanta desmesura, que es difícil decir todo lo que uno desearía y callar todo lo que uno debería callar.
Hace unos días que mantengo una conversación callada en la que querría decirle que la libertad está sobre valorada, que casi nadie es minimamente libre, que a todos nos aprisionan nuestras pasiones o nuestras obligaciones, que tenemos que trabajar para vivir y eso nos hace contar con muy poco tiempo para ser libre.
Pero respondo en su nombre que eso es ser libre, que no serlo es no poder elegir cuando sales al patio o cuando duermes, no poder llamar o ver a quien quieras y sobre todo no poder ir a donde quieras.
Sé que la mayor parte no puede ir a donde quiera de una manera absoluta, pero dentro de cierto margen de maniobrabilidad uno está donde quiere y con quien quiere. Donde ella está no puedes elegir la compañía y apenas debes poder eludir a quien temes o no soportas...
A veces pienso que ella es injusta con sus compañeras, que el sitio en el que está no es un lugar en el que se pueda reclamar ningún tipo de privilegio, y que seguro que entre toda la gente que la rodea habrá, como en todos los sitios, gente buena y gente mala.
Y ella seguro que vería la bondad que la rodea si su cárcel fuera solo esta de muros y horarios obligados, si su cárcel no fuera la pérdida de sus tres amores: su hijo, su marido, su trabajo, si su prisión fuera distinta del odio a si misma que se tiene.
Estas grandes palabra, como dice P. hacen mucho daño, porque nadie el libre y todos llevamos dentro nuestras cárceles. Pero también esta palabra ha guiado a exploradores y soñadores a conseguir cosas que durante mucho tiempo fueron inimaginables y es la que ha llenado miles de líneas de poesía y escritura. Aunque en la mayoría de los casos uno cede su libertad por amor, como cantaba Moustaki en Ma liberté:
Ma liberté
Longtemps je t'ai gardée
Comme une perle rare
Ma liberté
C'est toi qui m'a aidé
A larguer les amarres
On allait n'importe où
On allait jusqu'au bout
Des chemins de fortune
On cueillait en rêvant
Une rose des vents
Sur un rayon de lune
Ma liberté
Devant tes volontés
Mon âme était soumise
Ma liberté
Je t'avais tout donné
Ma dernière chemise
Et combien j'ai souffert
Pour pouvoir satisfaire
Toutes tes exigences
J'ai changé de pays
J'ai perdu mes amis
Pour gagner ta confiance
Ma liberté
Tu as su désarmer
Toutes mes habitudes
Ma liberté
Toi qui m'a fait aimer
Même la solitude
Toi qui m'as fait sourire
Quand je voyais finir
Une belle aventure
Toi qui m'as protégé
Quand j'allais me cacher
Pour soigner mes blessures
Ma liberté
Pourtant je t'ai quittée
Une nuit de décembre
J'ai déserté
Les chemins écartés
Que nous suivions ensemble
Lorsque sans me méfier
Les pieds et poings liés
Je me suis laissé faire
Et je t'ai trahi pour
Une prison d'amour
Et sa belle geôlière

--ooOoo--
Ojala que un día I. pueda plantearse estos dilemas teóricos sobre la libertad y pueda disfrutar de la lluvia y los árboles y del mar y del amor que hace libre al tiempo que encadena. Así sea 

Publicar un comentario