lunes, 8 de octubre de 2007

Una palabra tuya

El viernes por la tarde, cuando fui a comprar la cena al supermercado, compré un libro que ya había visto antes Una palabra tuya, de Elvira Lindo, de quien además de su desternillantes piezas periodísticas, había leído hace unos meses El otro barrio. Este primer libro me pareció una obra de una pureza y una ingenuidad maravillosa, enfrenta a un niño con una vida difícil por culpa de unos crímenes accidentales concebidos por la autora con grandes dosis de humor.
Esta novela de este fin de semana otoño es también una historia tierna, la de la relación entre dos personas no demasiado triunfadoras, de dos mujeres un poco raras, especialmente Milagros, gorda y no demasiado inteligente y sobre todo especialmente parlanchina y emprendedora, y de sus correrías por Madrid, primero en un taxi que conduce Milagros (sin carnet de conducir) y luego como barrenderas municipales.
La narradora y protagonista, Rosario, más inteligente y más pesimista, sufre la amistad de la gordi con remordimiento por sus ganas de liberarse de ella, pero disfrutando al máximo de la comodidad de verse siempre atendida por ella en momentos especialmente difíciles.
La historia tiene un desenlace extraño e inesperado, que enfrenta a Rosario a aceptarse a si misma y a emprender un nuevo camino.
Para mi Elvira Lindo es una persona de una gran seriedad, a pesar de su pretendida frivolidad, y estas obras demuestran un buen dominio del oficio de escribir y despiertan el interés desde el primer momento. Tengo que leer sus otras obras
Publicar un comentario