miércoles, 2 de octubre de 2013

La regina di Pomerania e altre storie de Vigàta

Esta obra contiene ocho narraciones cortas, escritas en dialecto siciliano y llenas de socarronería. El siciliano posee una musicalidad tan esencial que incluso leyéndolo en voz baja se hace presente, y te inunda de lo que entendemos por Sicilia los que nunca estuvimos allí, un sol y una luz exagerados, siglos de historia frente a una belleza  primitiva y llena de fuerza. Esto, evidentemente, es literatura, que es lo único que nos permite conocer mundos sin que la experiencia lo haga posible.
Estas historias pequeñas están llenas de un sentido del humor primitivo y realista que convierte las conductas de los campesinos y no ilustrados en un prodigio de inteligencia práctica, de "furberia" (que diría mi Nonna) y la de los ricos ilustrados en un claro reconocimiento de su desidia y falta de ánimo. Hay historias de pillería, como la que da nombre a la obra, la Reina de Pomerania y su consul en Vigàta, que consigue vender unos miles de perros de Pomerania y organiza el flete de unos barcos cargados de azufre, sal y sulfato rumbo a ninguna parte. O la historia d ela competencia perpetua entre los heladeros de sus playas, Cecè y Michelino, un duelo de ingenio que solo termina con la muerte de Michelino y la retirada de Cecè. O la historia delos zapatos nuevos de Jaquino Sgarciato, de los avatares en la segunda guerra de este y su familia. O la historia del rapto erróneo que abre la obrita
Y también la impresionante historia de L'uovo sbattuto que contrapone la belleza y el carácter primitivo de Manuela al de su amo y amante el marqués Girolamo de la Roncola, sin ánimo ni fuerza ninguna, y también la Lettera anonima o La Seduta spiritica que hablan de generosidad y mezquindad a partes iguales, como es la vida de los humanos, grande y minúscula al mismo tiempo.
Hay otras historias de Camilleri, el Gran Circo Taddei y altre storie de Vigàta que sin duda tendré que leer. Me encanta saber que me queda más que disfrutar con este mundo hermoso de Vigàta. T.,  en cuanto leas este te apuntarás al siguiente, estoy segura.
Publicar un comentario