lunes, 21 de abril de 2008

Mal lunes de vacaciones

Antes de ayer tuvimos una celebración de puertas abiertas de nuestra biblioteca, que todos vivimos como una oportunidad de que se nos conozca fuera de éstas; lo que somos y lo que hacemos.
Porque es muy difícil saber qué hacemos si el conocimiento ha de llegar a través de intermediarios (periodistas, políticos, etc.) y si las bibliotecas no forman parte del paisaje de la mayoría de los españoles. Es un poco descorazonador tomar conciencia de lo poco que sabe el público de nuestros afanes y nuestros trabajos.
Pero bueno, vinieron 1525 personas y esperamos que este granito de arena sea como el consabido grano de mostaza. Nosotros lo vivimos como una fiesta, pese al mal tiempo y a tener que trabajar un día más en una semana ya de por si cargada de trabajo. También a pesar de los nervios y el miedo escénico, acuciado por la presencia de periodistas y cámaras.
También fue ocasión de estar de acuerdo con los jefes, sin que sirva de precedente, que manifiestan el parecer de que el sentido del humor y las ganas de diversión no están reñidos con el trabajo bien hecho. Porque esta verdad evidente ha sido siempre a lo largo de mi vida una dificultad añadida: siempre he tenido que demostrar que además de simpática soy trabajadora y responsable.
No importa mucho, seguiré siendo como siempre he sido, intentando aprender cada día y hacer las cosas lo mejor que pueda, riéndome siempre que sea posible (¡es gratis!). Los que vean las cosas de otro modo puede que tengan razón, pero seguro que lo pasan peor.
Publicar un comentario