sábado, 8 de septiembre de 2007

Desiderata y Joan Miró

Hoy traigo un clásico, Desiderata de Max Ehrmann, una prosa poética que se ha difundido hace muchos años como anónimo y que en épocas difíciles, cuando dudaba de que algo tuviera sentido, me ayudaba no sé muy bien por qué, en cualquier caso y por si a alguien le ayuda, ahí va:

D E S I D E R A T A
Camina plácidamente entre el ruido y las prisas, y recuerda la paz que puede haber en el silencio. Siempre que sea posible, sin rendirte, llévate bien con todas las personas. Di tu verdad claramente y con serenidad; y escucha a los demás, incluso al torpe y al ignorante; también tienen una historia que contar. Evita a las personas ruidosas y agresivas, son vejaciones para el espíritu. Si te comparas con los demás, puedes volverte vanidoso o amargado, pues siempre habrá personas mejores y peores que tu. Disfruta de tus logros tanto como de tus planes. Conserva el interés en tu profesión, por humilde que esta sea; es una posesión real en los turbulentos cambios de la fortuna. Se precavido en los negocios, por que el mundo esta lleno de astucias. Pero que esto no ciegue tus ojos ante la virtud que existe; muchas personas luchan por altos ideales; y en todas partes la vida esta llena de heroísmo. Se tu mismo. Sobre todo, no finjas afecto. Tampoco seas cínico con el amor; porque, ante la aridez y el desencanto, es tan perenne como la hierba. Acepta mansamente el consejo de la edad, y renuncia con elegancia a las cosas de la juventud. Nutre la fortaleza de tu espíritu para que sea tu escudo ante la desgracia inesperada. Pero no te turbes con negras fantasías. Muchos miedos nacen del cansancio y la soledad. Mas allá de una suave disciplina, se suave contigo mismo. Eres una criatura del universo, no menos que los arboles y las estrellas, tienes derecho a existir. Y tanto si lo ves claramente como si no, el universo evoluciona tal y como debe. Por lo tanto, vive en paz con dios, no importa como lo concibas. Y sean los que sean tus afanes y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida, vive en paz con tu alma. Con todos sus fraudes, su rutina y sus sueños rotos, es un mundo hermoso. Se alegre. Lucha por ser feliz.
Max Ehrmann

La literatura y el arte son apoyos para soportar la vida, cuando ésta se pone cuesta arriba y cuando el viento es suave, le añaden liviandad.
De aquella época difícil es esta composición mía, de verso libre e ingenuidad suprema, conmemorando la muerte de Joan Miró.:

A Joan Miró

Un sol rojo
y un pájaro han caído,
Joan,
y me niego metódica y concienzudamente
a oír tu historia
de joven abuelo tierno.
No hay otra historia que tus ojos
jugando con los de Picasso
a buscar un mar
que ya es vuestro
y de nadie más,
Mediterráneo siempre renacido
en ti, Joan y en ti,
Pablo,
que cogéis luz y sombras,
pájaros y toros,
amor y muerte
y hambres
y lo amasáis
con guerra, dolor y llanto
y sale una canción
tan hermosa
que no le cabe a este viejo
mundo
tan gastado,
tan con miedo...
Creí, Joan Miró, todos creímos
eternas tus viajeras manos
de roja, azul,
negra paloma.

27/12/1983

¡Cómo añoro mi antigua ingenuidad!
Publicar un comentario