lunes, 30 de abril de 2007

El pesimismo de la inteligencia, el optimismo de la voluntad

Cualquier día es bueno para empezar a hablar de aquello que a uno le interesa. También un 30 de abril.
Quiero hablar de documentación, de bibliotecas, de web, de la supuesta nueva web 2.0... En un curso que he dado recientemente me he quedado con una pregunta algo filosófica en el tintero. Se habla desde hace un par de años de una web diferente, más horizontal, interactiva, participativa.
Pero de pronto me planteo si la web 2.0 no será la web en barbecho, es decir, a la espera de hacer negocio. Me explico: en la web las cosas siempre empiezan con una buena idea y poco más.
Pasado un tiempo, aparece una gran empresa (de esa que no pertenecen a "larga cola") y compra la idea y, en cierto modo, la tergiversa...
Pero quizás en realidad la nueva web sea también de grandes empresas trabajando para los pequeños, como demuestra Google y sus mil servicios para todos.

Por hoy no más filosofías, solo recomendar un libro y una autora que me recomendaron a mí en este curso: Amélie Nothomb, Estupor y temblores. Está en Anagrama y se lee en un santiamen. Gracias, Pilar, he descubierto una mina, he seguido por La higiene del asesino y seguiré con la Biografía del hambre, etc.
Publicar un comentario